Travesuras de la Niña Mala

Travesuras de la Niña Mala es el décimo segundo libro del 2019 y es parte de los libros prestados o regalados que la Urraca Lectora olímpicamente había dejado en un rincón; fue una recomendación y préstamo de mi sobrino Ángel.

El tamaño del libro es media carta y tiene cuatrocientos dieciocho páginas más unas adicionales al final con una entrevista al autor, Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura en el 2010; no se lo digan a nadie, pero es la primera obra que leo de este escritor. Como diría mi santa madre, no rebuzno porque Dios es grande.

Parafraseando otro dicho popular: el que es escritor, es escritor. La novela está muy bien escrita y está dividida en siete capítulos cuyos títulos resumen atinadamente lo que ocurre en cada uno de ellos. La historia atrapa desde muy temprano.

Sin revelar mucho, la novela trata de Ricardo, peruano, quien se enamoró siendo adolescente de Lily en Lima creyendo que era chilena. Luego deja Lima para irse a vivir a París (el sueño de Ricardo) y cuando ya vivía allí se la vuelve encontrar; esos encuentros y desencuentros se prolongarán muchos años y por otras ciudades (Londres, París, Tokio y Madrid). En los encuentros (y desencuentros) hay pasión, erotismo, lejanía, suerte y destino, dolor y disfrute. Muchos calificativos se podrían escribir de Lily: inconformista, aventurera, pragmática e inquieta, pero sin duda el de “niña mala” la describe muy bien. El escritor también describe con gran nitidez cada una de las ciudades y la sociedad de esa época.

Es una novela muy buena, desconozco si es considerada una de las mejores del autor, pero a mi me pareció que es de lo mejor que he leído en este ciclo. Al final me quedé con el sentimiento que era autobiográfica, pero en la entrevista que está al final del libro el autor aclara que no (sigo creyendo que sí, en buena medida). No queda más que agradecer a Ángel por haberme acercado a este autor y a esta obra en particular, la próxima vez que nos veamos invito los mezcales. ¡Recomendadísima!

Dr. Puck
26 de noviembre de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *