El Billar No Es de Vagos

El Billar No Es de Vagos es el undécimo libro del 2019 y fue una recomendación de mi amiga Andrea. Agradezco que mis amigos me hagan recomendaciones de libros pues siempre son muy atinadas. Este título es parte de la colección “La Ciencia para Todos” del Fondo de Cultura Económica. Esta colección es evidentemente de divulgación científica y durante la búsqueda de bibliografía para el proyecto que dio forma a lo que ahora llamo Leyendo y Jugando Ciencia pudimos comprobar que el FCE, solo con esta colección, ha hecho una muy buena labor de divulgación sobre temas de ciencia.

El tamaño de libro es relativamente chico, casi bolsillo, y tiene ciento cincuenta y ocho páginas. El autor es Carlos Bosch quien, además de jugador de billar, es matemático del Instituto de Matemáticas de la UNAM. Claramente se indica en la parte introductoria que es un libro en el que se emplean conceptos científicos y matemáticos para entender mejor el billar, y se usa el billar para entender mejor algunos conceptos científicos y matemáticos.

De los diez capítulos, el primero ayuda a iniciarse en el juego; cuatros están relacionados con matemáticas; uno a la física y otro a la química relacionadas con el billar. Hay un capítulo dedicado a la historia del billar y dos a los efectos (formas particulares de pegar a la bola con la cual se tira) usados en el juego.

El libro me resultó doblemente atractivo. Primero porque durante mi época de estudiante de preparatoria lo jugué prácticamente diario, y a partir de los últimos cinco o seis años una vez a la semana. No pregunten por mi nivel actual porque resulta vergonzoso comparado con el de hace varias décadas, pero me defiendo para el que quiera probar suerte. El segundo atractivo era conocer un poco más del juego desde la perspectiva de la ciencia.

El libro está bien escrito y fácil de entender. Tuve algunos problemillas para entender otros conceptos a partir del billar, pero es a causa de mi pereza mental. Hay casos en los que algunas figuras quedaron huérfanas, es decir, no se hace referencia a ellas en el texto. También me hubiera gustado que hubiera más información sobre cómo hacer jugadas, cómo tirar en ciertos casos. El libro es muy recomendable pues cubre aspectos científicos del billar que se han abordado poco, solo conozco otro libro sobre el billar.

Finalmente, aunque el autor afirma que el billar no es de vagos, definitivamente sí se requieren un buen número de horas de práctica, como él mismo lo menciona, para mejorar en este juego y en consecuencia que resulte más divertido.

Dr. Puck
10 de octubre de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *